Depósitos de hormigón: La enología al cubo (La semana vitivinícola)

A raíz del creciente interés de enólogos y bodegueros de todo el mundo por los beneficios de los depósitos de hormigón en las diferentes etapas de vinificación, nace Winecrete, empresa situada a las faldas del Pirineo Central en la zona de la Denominación Origen Somontano, de cuyo cercano río, el Cinca, se nutren sus canteras para conformar los áridos de naturaleza silícea.

Un poco de historia…

El hormigón como material ha sido utilizado tradicionalmente en la construcción de depósitos en bodegas, tal y como se constata en los lacus de hormigón encontrados en villas romanas de los primeros siglos de Nuestra Era. La mayor problemática de la construcción de los mismos, era la aparición de coqueras en suelo y pare- des, debido a hormigones mal fraguados o dosificados. A nivel enológico, el mayor problema que puede generarse en el manejo del hormigón es la cesión al vino de calcio por parte del mismo y hierro por las armaduras, debido al pH ácido y a la presencia de anhídrido sulfuroso en el vino. Estas cesiones son origen de inestabilidad físico-química en los vinos, las cuales que pueden ser resueltas mediante la utilización de diversos tipos de recubrimientos.

Este recubrimiento puede realizarse mediante una película de tartrato cálcico. Gracias a su inercia térmica, proporcionan temperaturas uniformes y constantes y están libres de cargas electroestáticas.(insoluble en el vino) o por revestimientos con resinas de epoxi, las cuales aparecen a partir de los años setenta del siglo pasado, aportan- do higiene y simplicidad en los procesos de limpieza.

Como gran ventaja de los depósitos de hormigón, es de destacar la inercia térmica de los mismos, debido al espesor de sus paredes, situación está, que facilitará la realización de la fermentación maloláctica, así como el mantenimiento de la temperatura del vino durante el periodo de almacenamiento. Igualmente, estos depósitos pueden utilizarse durante la fermentación alcohólica, empleándose placas de acero inoxidable o sistemas alternativos de control de temperatura introducidos en el interior del depósito.

Por otro lado, con el empleo del hormigón aporta la ausencia de cargas electrostáticas presentes en los depósitos metálicos, situación que favorece la clarificación y estabilización del vino, y disminuye la precipitación de grandes cantidades de bitartrato potásico.

winecrete-1

En un mundo como el del vino, a caballo entre la modernidad y la tradición, la combinación de técnicas y materiales para la búsqueda de diferentes perfiles adaptados a la evolución de los gustos de los consumidores, genera el caldo de cultivo idóneo para el desarrollo de Winecrete, empresa cuya motivación siempre se encuentra en la adaptación a las necesidades individuales exigidas en cada momento, asumiendo cada reto como parte del valor añadido propio de la empresa.

2018-11-13T19:05:41+00:00